Carretera Mella, Plaza Rosa 3er Nivel,
Santo Domingo Este.
829-236-5060
info@erosmedia.group

Twitter e Instagram se alían contra los mitos antivacunas

Twitter e Instagram se alían contra los mitos antivacunas

Twitter e Instagram están intensificando sus acciones para acabar con la difusión de propaganda sobre los antivacunas en sus plataformas.

Ambas redes sociales han sido objeto de duras críticas por servir como plataformas de difusión para una variedad de mitos antivacunas y por ayudar a difundir información errónea o sin base científica.

En un intento por lidiar con tales publicaciones, Instagram y Twitter han tomado medidas más intensas para tratar de disuadir a las personas de leerlas y compartirlas en estos canales.

Twitter parece estar estudiando la implementación de una nueva herramienta que consigue que, cuando un usuario busque términos relacionados con la vacunación le aparezca un enlace al sistema de salud de su país que ofrezca información científica contrastada.

De ese modo se alienta al usuario a encontrar información fiable, evitando la difusión de mitos difundidos por los usuarios antivacunas bajo un halo de pseudo-ciencia.

Instagram, por su parte, también está tomando medidas contra la información errónea o sesgada referente los movimientos antivacunas, evitando la difusión de fotos y contenidos que contengan hashtags o que enlacen a publicaciones que se han verificado como científicamente falsas.

Se apunta a las redes sociales como los principales canales de difusión para mensajes de movimientos contrarios a la vacunación que contienen contenidos inexactos o claramente engañosos.

Se ponen en marcha nuevas leyes con el objetivo de combatir las fake news

La difusión de estos mensajes basados en mitos por redes sociales son una de las razones por las cuales los índices de vacunación han disminuido en los últimos años. Según cifras recientes de Unicef, se calcula que en torno a 169 millones de niños en todo el mundo no han recibido la primera dosis de la vacuna contra el sarampión entre 2010 y 2017.

Un problema lo suficiente grave como para que las empresas al frente de las principales redes sociales tomen cartas en el asunto.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *